Salón Los Ángeles 2016: Toyota C-HR ‘US-Specs’Última Actualización: 30/11/2016

Se dan a conocer los detalles de la variante estadounidense de este crossover compacto.

Con el fin de la marca Scion, varios de sus productos en suelo estadounidense pasaron al portafolio de Toyota, entre ellos el nuevo crossover C-HR (siglas de Coupé-High Rider) que ya se había mostrado en el Salón de Ginebra 2016 en su variante para el viejo continente, aunque el diseño fue efectuado por el estudio CALTY en California.

Estéticamente no difiere mucho del modelo europeo, aunque hay detalles diferenciales como un parachoques frontal más agresivo, el estilo de la rejilla de la toma de aire frontal, elementos externos en color de la carrocería y una distribución distinta de los conjuntos ópticos, aunque sin alterar su forma. En cuanto a dimensiones, Toyota declara 4,35 metros de largo, 1,79 metros de ancho, 1,56 metros de alto y una distancia entre ejes de 2,64 metros. Los rines son de 18 pulgadas.

Vale la pena recordar que este modelo está basado en la plataforma modular TNGA, que según Toyota cuenta con un chasis optimizado para brindar un comportamiento dinámico similar a la de un hatchback del segmento C, gracias a la instalación de suspensión posterior independiente, con la cual pretende limitar el balanceo de la carrocería y ofrecer un manejo más preciso.

El interior es muy similar al del modelo europeo, tanto en diseño, como en la disposición de mandos y el uso de materiales (apliques brillantes, superficies blandas, etc.). Vale la pena destacar la presencia de elementos como un display digital de 4,2 pulgadas en el cuadro de instrumentos o una pantalla táctil de siete pulgadas con conexión Bluetooth y reconocimiento de voz.

Para el mercado estadounidense, Toyota ofrecerá dos niveles de equipamiento (XLE y XLE Premium) que incluyen de serie diez airbags, asistente de arranque en pendientes, cámara de reversa, freno de parqueo eléctrico, luz diurna LED y climatizador bizona, que se complementan en el nivel superior con monitoreo de punto ciego, alerta de trafico cruzado, asientos delanteros calefactados con ajustes lumbar, acceso KeyLess y botón de encendido.

Vale la pena destacar que ambas versiones cuenta con el paquete de asistentes de manejo TSS-P (Toyota Safety Sense-P) el cual incluye alerta de colisión frontal con detección de peatones, frenado de emergencia automático, alerta por abandono de carril, asistente de mantenimiento en el carril, ajuste automático de intensidad de los faros y control de crucero activo.

Bajo su capó, la firma japonesa prescinde del motor turbocargado de 1,2 litros y adopta un motor atmosférico Valvematic VVT de dos litros y 144 hp, acoplado a una caja automática tipo CVT con botón Sport y función Shiftmatic, que simula siete velocidades en modo manual,  y envía la potencia al eje delantero. Por lo pronto no habrá versiones de tracción total.

Con este inédito modelo para el mercado estadounidense, Toyota entra a participar en un segmento conformado por modelos como Chevrolet Trax, FIAT 500X, Ford EcoSport, Honda HR-V, Jeep Renegade, KIA Soul o Mazda CX-3. Sus ventas comenzaran en dicho mercado durante el primer semestre de 2017 y por ahora se desconoce si el fabricante planea introducirlo en otros mercados del continente.