Salón de Detroit 2017: Auto, Pick-Up y SUV del Año en NorteaméricaÚltima Actualización: 11/01/2017

Chevrolet, Honda y Chrysler, los respectivos ganadores en cada categoría.

Como ya es tradicional, durante los primeros días del Salón de Detroit se otorgan los reconocimientos “North American Car of the Year” y “North American Utility of the Year”, cuyos ganadores son seleccionados bajo el criterio de un jurado conformado por 60 periodistas especializados de Canadá y Estados Unidos.

Sin embargo, este año se implementaron algunos cambios, pues se creó una categoría independiente para pick-ups, que hasta el año pasado se evaluaban junto a los SUV, mientras que las minivanes ahora son analizadas con el grupo de los SUV y crossovers.

Dichos premios se otorgan desde hace 24 años y son independientes respecto a otros galardones similares que entregan medios de comunicación y asociaciones de la industria norteamericana a los distintos modelos que se presentan cada año en ambos países. El jurado destaca que los vehículos ganadores sean líderes en su categoría evaluándolos en aspectos como innovación, confort, diseño, seguridad, satisfacción de manejo y valía.

Este año, en la categoría de automóviles, el Chevrolet Bolt EV obtuvo el reconocimiento y se impuso a los sedanes Genesis G90 y Volvo S90, los otros dos finalistas. El modelo eléctrico de la casa estadounidense se llevó el reconocimiento con 364 puntos, mientras que los demás obtuvieron 105 y 101, respectivamente.

Por otro lado, con 300 puntos, la minivan Chrysler Pacifica fue la ganadora en la categoría de camionetas, superando a los crossorvers Mazda CX-9 (135) y Jaguar F-Pace (125). Finalmente, la Honda Ridgeline (364 puntos) fue la ganadora en el rango de los utilitarios, imponiéndose a las Ford F-Series Super Duty (193) y Nissan Titan (72).

La organización del NACTOY menciona que a lo largo de estos 24 años, los autos de marcas domesticas han obtenido 13 veces la distinción en la categoría de automóviles, frente a 11 de las marcas importadas. En camionetas la diferencia es más acentuada, pues los constructores norteamericanos se han llevado el reconocimiento en 16 ocasiones, siendo las ocho restantes de fabricantes del exterior.