Se presentó en Alemania la séptima generación del Ford FiestaÚltima Actualización: 05/12/2016

Primeros detalles de la renovación del Fiesta, que cumple cuatro décadas de vida.

Tras varios rumores, la marca del ovalo azul presentó oficialmente la más reciente evolución del Fiesta, cuya sexta generación estaba vigente desde 2008 (puesta al día en 2013) y que ha sido un suceso comercial para Ford en diversos mercados mundiales.

De momento se han presentado las nuevas carrocerías hatchback de tres y cinco puertas, que miden 4,04 metros de longitud (siete centímetros más que el auto saliente) pero conservan la plataforma del modelo anterior, aunque modificada en diversos aspectos. Entre ellos se menciona un aumento en la rigidez torsional (15% más) gracias al uso de aceros de alta resistencia y soldadura laser en diversos puntos de la estructura.

     

La cabina también fue objeto de una importante actualización, con el fin de hacerla más amplia, más aislada de los ruidos y con materiales que transmitan mayor calidad. Adopta el diseño y la disposición de mandos de otros modelos recientes de la marca, con la posibilidad de tener instalada una pantalla táctil hasta de ocho pulgadas para gestionar la interfaz multimedia SYNC 3. Opcionalmente se podrán tener amenidades, como un techo panorámico corredizo, timón calefactado o sistema de audio Bang&Olufsen de diez altavoces.

Al menos para los mercados del viejo continente, el Fiesta podrá ser equipado con un amplio abanico de asistentes de manejo, como programador de velocidad activo, asistente de frenada de emergencia con detección de peatones, cambio automático de luces cortas y largas, detección de obstáculos en el ángulo muerto del retrovisor, alerta por tráfico cruzado, alerta y asistente de cambio involuntario de carril y sistema de parqueo semi-automático. Algunos de los asistentes funcionan gracias a la sincronización de un sistema formado por tres radares, dos cámaras y 12 sensores de ultrasonido situados alrededor de la carrocería.

Para el nuevo Fiesta, la marca ha diseñado cuatro líneas de acabado (Active, ST-Line, Titanium y Vignale) que se diferencian por diversos aspectos estéticos externos (como parachoques, rines apliques decorativos) y también internos (insertos, pedales, forma del timón, asientos). En ese sentido, la variante Active adopta la estética crossover, mientras que la ST-Line es de enfoque deportivo. Por otro lado, las Titanium y Vignale son más lujosas, aunque la última va más allá con materiales más nobles en la cabina y rines de 18 pulgadas.

Sin embargo, los cambios no se limitan solo al tema de apariencia, pues los Fiesta Active presentan un despeje respecto al suelo de 18 centímetros, a tono con los plásticos externos de color negro para proteger la carrocería. En el caso de los Fiesta ST-Line, su enfoque deportivo está plasmado en una suspensión con amortiguadores y muelle de mayor firmeza, que reducen la altura de la carrocería en diez milímetros y la incorporación de frenos de disco en el eje posterior.

Otras intervenciones realizadas en el chasis (y que son transversales a toda la gama) con el fin de mejorar el comportamiento dinámico son un subchasis delantero modificado, barra estabilizadora frontal más rígida y unos ejes más anchos (30 milímetros adelante y 10 milímetros atrás), junto con una nueva geometría del tren posterior, que implicó aumentar en cuatro milímetros la distancia entre ejes. Según el fabricante, estos cambios han permitido mejorar el agarre, la calidad de rodadura, la capacidad de frenado y el tacto de la dirección.

Para Europa, el Fiesta de séptima generación contara con motores de gasolina de tres cilindros, uno de ellos atmosférico de 1,1 litros (Ti-VCT de 70 hp u 85 hp) y otro turbocargado de un litro (EcoBoost de 100 hp, 125 hp y 140 hp). A ellos se une un turbodiésel de 1,5 litros (TDCi de 85 hp o 120 hp) y según el nivel de potencia, se podrá tener una caja mecánica de cinco o seis cambios, así como una automática de convertidor de par de seis marchas.

El fabricante indica que este renovado subcompacto llegará a las vitrinas europeas a mediados de 2017 y por ahora no se menciona cuando se reflejará esta evolución en los modelos que se producen en Brasil y México para los mercados de América.