Prueba (breve): Renault Sandero R.S. 2.0

 

Durante la presentación de esta nueva variante del Sandero, la casa francesa organizó una jornada de manejo en el Autódromo de Tocancipá, donde pudimos apreciar algunas virtudes del auto. 

Texto: Santiago Álvarez (@santi_al91). Fotos: Oficina de prensa de Renault Argentina

Primeras impresiones

Ficha Técnica

Renault Sandero R.S. 2.0

Hace unas semanas que Renault presentó oficialmente el Sandero R.S. 2.0 en Colombia y con el fin de palpar los ajustes efectuados por la división Renault Sport, acudimos al conocido trazado cundinamarqués, en el cual pudimos efectuar diversas pruebas, como aceleración y frenado a fondo, slalom, “prueba del alce” y, finalmente, dos recorridos en pista, uno de ellos usando casi todo el circuito y otro bajo la modalidad del “Time Attack”.

Sin presentar cambios radicales en su exterior, los sutiles detalles añadidos le dan una nueva apariencia al Sandero, junto con la presentación de su interior, aunque sin modificaciones a nivel de acabados o disposición general de los mandos. Sin embargo, vale la pena resaltar que las butacas son de diseño específico y cumplen con su función de impedir que el cuerpo se desplace en las curvas rápidas, gracias al agarre lateral que ofrecen. La posición de manejo es la típica de los Logan/Sandero, aunque fue más notoria la ausencia de la regulación en profundidad del timón, pues no nos pareció fácil lograr una postura de conducción cómoda e idónea.

Algo que nos encantó fue la puesta a punto general del auto, pues las modificaciones le imprimieron el carácter necesario para convertirse en un hatchback deportivo, pero sin convertirlo en un carro con modales agresivos. Más bien procuraron hacer un vehículo dócil y noble, que exhiba un buen comportamiento dinámico y ofrezca una conducción precisa en curvas, antes que un desempeño veloz en rectas.

En ese sentido, los ingenieros lograron darle a la suspensión la firmeza necesaria para que el Sandero pueda girar muy rápido por las curvas, sin mostrar balanceo excesivo. Al mismo tiempo, la marcha es más seca, pero sin estremecer a los ocupantes más de la cuenta, mientras que las ayudas electrónicas contribuyen a ese comportamiento neutral, interviniendo con discreción y efectividad. En general, se siente más aplomado que el modelo estándar.

Por otro lado, la dirección se percibe precisa y directa, aunque puede parecer algo pesada. Junto con el trabajo realizado en la suspensión, ofrece  una respuesta muy rápida para los cambios de dirección y un nivel de agarre constante en el eje delantero. Mención especial merecen los frenos (de disco en las cuatro ruedas), que ofrecen elevada resistencia a la fatiga y cuyo desempeño está a la altura del auto, pues lo detienen con rapidez y en distancias cortas.

Sobre la marcha, se nota la diferencia de desempeño gracias al motor de dos litros, el cual da lo mejor de sí por encima de las 3.000 rpm, pero se deja llevar sin queja hasta la zona roja del tacómetro. De todas formas es una planta de poder muy lineal y haciendo uso del botón R.S. se percibe un cambio de actitud, pues el F4R sube más rápido de revoluciones y el acelerador responde con mayor inmediatez al activar el modo Sport.

Pese a unas relaciones cortas de la caja, la primera nos pareció algo larga, aunque la caída de revoluciones entre 2da y 4ta es mínima, lo cual favorece las recuperaciones pero sin mostrar una aceleración impresionante. El selector ofrece un buen accionamiento, aunque ante un manejo muy entusiasta puede mostrar alguna imprecisión en los recorridos.

Después de este corto abrebocas en Tocancipá, nos quedamos con la expectativa de realizar un test drive a fondo, bajo las condiciones que acostumbramos, a fin de brindar una opinión más profunda y rigurosa sobre el nuevo hot-hatch de Renault en Colombia. Por lo pronto, creemos que la premisa va más allá de tomar un auto de uso diario y dotarlo de capacidades mejoradas (sobre todo en el plano dinámico) y más bien se trató de mantener una relación costo/beneficio razonable para un producto pensado para quien busca diversión al conducir.

Bloc de notas

-Con los modos Sport o Sport+ activados, el indicador de cambio no solo es visual en el tablero, sino que también indica el momento de paso óptimo de marcha con una alerta sonora.

-Si bien los autos que se ofrecen en las vitrinas cuentan con llantas Michelin PilotSport, los autos que usamos en pista empleaban neumáticos Continental ContiSport Contact3.

-Algunas cifras oficiales de desempeño del auto divulgadas por la marca: Recorre los mil metros en 29,4 segundos y tarda 5,9 segundos en recuperar de 80 a 120 km/h en 4ta velocidad. Su relación peso/potencia es de 8 kg/hp. 

-Según Renault, en su proceso de desarrollo fueron invertidas más de 120 mil horas de trabajo por parte de los ingenieros de Renault Sport, con 75 colaboradores dedicados exclusivamente al proyecto y se armaron 30 prototipos para poner a prueba distintos componentes y configuraciones, los cuales recorrieron más de 250 mil kilómetros en lugares como Argentina, Brasil, España, Francia y Suecia.