La creación de DS como una submarca premium del grupo PSA, ahora Stellantis, muestra una tendencia de los fabricantes europeos a diferenciar aún más sus amplios portafolios sobre un conjunto de bases mecánicas comunes. El DS 3 Crossback es un buen ejemplo de ello.