La GLB es un producto único por su posicionamiento en el nicho premium, con una propuesta de un SUV compacto con tres filas de asientos que no existe en sus rivales directos por marca, al menos a la fecha. Probamos la versión GLB 200, con el conocido motor turbocargado de 1.3 litros que ya utilizan otros Mercedes-Benz.