El Ford Fiesta de sexta generación recibe un restyle en BrasilÚltima Actualización: 27/11/2017

La variante para Mercosur de este modelo es objeto de un rediseño.

Tras anunciar que la séptima generación del Ford Fiesta estaría enfocada principalmente al viejo continente y su área de influencia, la vigente evolución de este modelo recibe una actualización estética en su variante de fabricación brasileña, la cual se distribuye principalmente en los mercados de Mercosur.

Los cambios más notables están en el frontal, que recibe una ligera influencia de la nueva generación y gana una nueva parrilla, junto con un parachoques rediseñado (que incluye un aplique de color negro o cromado según la versión), mientras que en la parte posterior también recibe un parachoques más voluminoso. Los rines también han sido refrescados y hay diodos LED para la luz diurna frontal y los stops.

Sin embargo, la cabina de este modelo se mantiene virtualmente sin cambios, aunque para los autos brasileños se destaca la incorporación de la interfaz multimedia SYNC 3 en la pantalla táctil de 6,5 pulgadas (elemento ya presente en los autos que llegan a Colombia vía México), junto con unos asientos rediseñados y refuerzos estructurales laterales que brinden mayor protección en golpes, de cara a una eventual evaluación por parte del organismo Latin NCAP.

Dentro del equipo disponible para el mercado brasileño se mencionan elementos como  navegación GPS, conectividad Bluetooth, compatibilidad con Apple Car Play y Android Auto, cámara con sensor de reversa, luces LED diurnas, controles de estabilidad y tracción, asistente de arrranque en pendientes, sensor de lluvia, encendido automático de faros, tapizados en cuero, acceso KeyLess, botón de encendido, frenos ABS con EBD y dos o siete airbags.

En el plano mecánico se menciona una nueva calibración de la suspensión (para hacerla más confortable) y también modificaciones en la caja PowerShift de seis relaciones. Aun así, siguen vigentes los motores 1.6 Sigma Flex (de hasta 128 hp) y 1.0 EcoBoost (125 hp) y la opción de la caja mecánica de cinco cambios. La gama estará compuesta por tres niveles de equipamiento: SEL, Style y Titanium.

Dado que la carrocería sedán llega a Mercosur importada desde México, estos cambios solamente serán efectivos en las carrocerías hatchback de cinco puertas. Por ahora se desconoce si la firma del ovalo azul tiene previsto introducir este restyle del Fiesta (el segundo de esta generación) en mercados donde actualmente se vende el modelo de fabricación azteca, aunque no habría que descartar dicha posibilidad.