La nueva Chevrolet Traverse ya rueda en ColombiaÚltima Actualización: 21/11/2017

Este crossover se ofrecerá en dos versiones, ambas con motor V6 y tracción AWD.

Por: Santiago Álvarez (@santi_al91)

Tras varias temporadas sin mayores cambios, Chevrolet tomó la decisión de estrenar la segunda generación de su crossover grande Traverse, modelo que apenas se sitúa por debajo de la Tahoe en cuanto a tamaño y capacidad interior. En la escena local compite con modelos de la talla de Dodge Durango, Ford Explorer, Honda Pilot, Kia Sorento, Mazda CX-9 o Nissan Pathfinder.

La nueva Traverse se construye sobre la nueva plataforma C1XX, que también es usada en las Buick Enclave, Cadillac XT5 y GMC Acadia, mientras que su carrocería adopta unos trazos más rectos y llamativos, pero con detalles inspirados de los nuevos vehículos de Chevrolet. Por tal razón, es ligeramente más ancha y larga, pero levemente más baja que su antecesora. Así, la nueva Traverse mide 5,18 metros de longitud, 1,99 metros de ancho y 1,79 metros de altura, mientras que su distancia entre ejes se extiende notoriamente para alcanzar los 3,07 metros.

Las dos versiones se diferencian por el aspecto de la parrilla y el diseño de los rines, que en ambos casos son de 20 pulgadas. Habrá diez colores exteriores, incluyendo tonos como casis metalizado o rojo malbec metalizado.

Respecto a su cabina, también se encuentran elementos estéticos ya vistos en otros modelos de Chevrolet y esta ha sido configurada para sentar a siete pasajeros en tres filas de asientos, con la curiosidad que la segunda fila se compone de dos asientos individuales y el derecho cuenta con la función SmartSlide para facilitar el acceso a la parte posterior, mientras que la tercera banca es entera, pero la plaza central carece de apoyacabezas. A tono con las demandas actuales, la Traverse también incluye una superficie de carga inalámbrica en la parte delantera, siete puertos USB y un sistema de audio Bose Premium de diez parlantes.

En Colombia, la Traverse se ofrecerá en versión Premier y High Country, ambas con un equipamiento muy abundante, que contempla climatizador trizona, asientos delanteros de ajuste eléctrico con calefacción y ventilación, memorias para el conductor, timón calefactado con regulación eléctrica, techo panorámico SkyScape, faros LED D-Optic de encendido automático con función IntelliBeam y portón posterior de apertura eléctrica con función manos libres, entre lo más destacado. A su vez, está presente una pantalla táctil de ocho pulgadas con conectividad Apple CarPlay/Android Auto, asistente ChevyStar e interfaz MyLink. (Conoce aquí el equipamiento de la Traverse)

En temas de seguridad no hay diferencias y ambas ediciones de la Chevrolet Traverse incluyen siete airbags, frenos ABS con EBD, control de tracción y estabilidad Stabilitrack, sensores de reversa y asistente de arranque en pendientes, entre otros. Sin embargo, lo más destacado es el paquete de ayudas de manejo que contempla alerta de colisión frontal, alerta de trafico cruzado en la parte posterior, alerta de punto ciego, asistente de cambio de carril con alerta de salida y el frenado de emergencia con detección de peatones.

La Traverse High Country tiene un enfoque más suntuoso, con tapicería en color marrón, insertos de alcántara y apliques de madera oscura, mientras que la tercera fila de asientos se abate de forma eléctrica. A destacar la cavidad oculta tras la pantalla táctil y el compartimiento bajo el piso del baúl, incluidos en las dos versiones.

Todo ello también se complementa con las cámaras que brindan una vista 360° del exterior, cámaras de visión frontal y posterior y una curiosa cámara trasera HD, cuya imagen se proyecta en el retrovisor central y nos permite una mejor visibilidad hacia atrás sin ninguna clase de obstáculos. También está presente el novedoso recordatorio de asiento trasero ocupado, que notifica al conductor de revisar lo que hay en la banca posterior mientras sale del vehículo y en la versión High Country se incluye el control de crucero adaptativo. 

Con el cambio de plataforma (que de paso permitió disminuir la masa en 200 kilos), Chevrolet también sustituye el anterior V6 LLT de 3,6 litros por el nuevo V6 LGX de 3,6 litros e inyección directa, cuya potencia es significativamente más alta (310 hp  vs. 281 hp) pero mantiene el mismo torque (36,8 kg-m). Este va acoplado a la nueva caja automática 9T65 de nueve relaciones, que sustituye a la anterior unidad 6T75 de seis cambios y permitió reducir el consumo en 18%, según cifras de la marca. (Conoce aquí todos los datos técnicos de la Traverse)

A su vez, ambas versiones de la Traverse equipan un sistema de tracción total AWD que solo conecta de forma automática el eje posterior cuando detecta alguna pérdida de tracción. Sin embargo, se incluye una perilla en la consola central que permite elegir entre modos 2WD-4WD, junto con las funciones Off-Road y Trailer, pensados para mejorar la tracción sobre terrenos deslizantes u optimizarla para halar un remolque. La variante High Country complementa este esquema con el bloqueo electrónico del diferencial posterior.

La renovada Traverse (ficha técnica) ya está disponible en el país y, tal como su predecesora, es construida en Lansing, Michigan. Se anunciaron precios de lanzamiento que oscilan entre 164,9  millones de pesos (Traverse Premier) y 169,9 millones de pesos (Traverse High Country) y la marca del corbatín tiene la expectativa de colocar unas 60 unidades mensuales, con la idea que la demanda se eleve conforme transcurra el 2018.