Salón de Frankfurt 2017: Mercedes-Benz Clase S Coupe y CabrioletÚltima Actualización: 12/09/2017

Las variantes de dos puertas del Clase S reciben ligeros cambios para 2018. 

Mercedes-Benz sigue poniendo al día su portafolio de modelos y ahora es el turno de las lujosas versiones cupé y descapotable del Clase S, que adoptan leves modificaciones en diseño y oferta tecnológica. A primera vista, llaman la atención las parrillas refrescadas (que en el caso de las variantes AMG corresponde al estilo 'Panamericana' de los AMG GT), al tiempo que se ha modificado la forma de los timones en todas las variantes y ahora adoptan mandos táctiles.

Por su parte, la novedad tecnológica más importante son los nuevos faros posteriores OLED con 33 diodos independientes, que varían su intensidad según la luminosidad del entorno y las condiciones de manejo. Otra novedad es el que el control de crucero activo ahora recibe datos del sistema de navegación y del sistema de lectura de señales de tráfico para adaptar la velocidad y mantenerla en los límites establecidos, al tiempo que prescinde de la típica palanca en la columna de dirección y ahora se acciona desde unos mandos integrados al timón.

Si bien el cambio interior más notable es que las pantallas de 12,3 pulgadas tienen mejor resolución, Mercedes-Benz ahora también ofrece el paquete de acabado AMG Line Plus, que incluye dos opciones exclusivas de tapizados (cuero napa designo AMG Line Plus porcelana/rojo Tiziano y cuero napa designo AMG Line Plus rojo Bengala/negro). Las opciones de personalización se enriquecen con nuevos estilos de rines, más materiales para el interior y una nueva combinación de tapizados.

     

Bajo el capó, los S 560/ AMG S 63 estrenan la más reciente evolución del motor biturbo V8 de cuatro litros, que ahora tiene sistema de desconexión de cilindros para ambas salidas de potencia (496 hp y 612 hp) y está acoplado a la caja automática 9G-Tronic de nueve cambios. Por su parte, sigue sin cambios el poderoso AMG S 65 con motor V12 de seis litros y 630 hp, gestionados por una caja automática de siete cambios, junto con la opción de tracción 4Matic para el impulsor menos potente (viene de serie en el AMG S 63).