Salón de Frankfurt 2017: Renault Mégane R.S.Última Actualización: 09/10/2017

La cuarta generación de este compacto estrena su afamada variante deportiva. 

Siendo una tradición de la marca francesa, la división Renault Sport da a conocer su más reciente creación, que toma como punto de partida la carrocería hatchback (de cinco puertas) de la más reciente generación del Mégane para sustituir al anterior modelo y dar continuidad a esta saga de “hot-hatch” compactos.

Tratándose de un auto de alto rendimiento, hay que destacar el motor turbocargado 1.8 TCe de cuatro cilindros, que produce 280 hp, los cuales son gestionados por una caja mecánica de seis cambios o una EDC de doble embrague, con levas de cambio en el timón e igual número de marchas. Toda la potencia es enviada a las ruedas delanteras, pero se incluye el sistema de dirección en las cuatro ruedas 4Control y frenos de disco con mordazas Brembo en el eje frontal.

Al igual que en versiones anteriores, habrá dos tipos de chasis: Sport (con puesta a punto más suave y un bloqueo electrónico de diferencial) y Cup (de ajuste más rígido y un diferencial autoblocante mecánico). A su vez, el módulo Multi-Sense permite elegir entre cinco modos de manejo (Comfort, Normal, Sport, Race y Perso), con la posibilidad de configurar la intervención del ESP, ya sea disminuyéndola (modo Sport) o desactivándola del todo (modo Race).

Evidentemente, la estética también está a tono con la propuesta mecánica, pues el Mégane R.S. cuenta con elementos como parrilla de estilo panal de abeja, pasos de rueda ensanchados, diversas tomas de aire, parachoques más deportivos con difusores, una salida de escape central y rines de 18 o 19 pulgadas. Vale la pena destacar el sistema de iluminación frontal R.S. Vision Lighting, los cuales combinan los faros principales con las luces instaladas en los parachoques (con forma de bandera a cuadros), las cuales emplean tecnología LED y desempeñan las funciones de luces de posición, de curva, largas y antiniebla.

Por su parte, la cabina del Mégane R.S. recibe con asientos deportivos forrados en alcántara, pedales metálicos, palanca de cambios con detalles en color rojo, cuadro de instrumentos digital con gráficos rojos y un timón deportivo forrado en alcántara/cuero, junto con costuras rojas y molduras de aspecto deportivo. La pantalla central vertical de 8,7 pulgadas también integra la última versión del R.S. Monitor (además de la interfaz R-Link2), el cual proporciona datos en tiempo real de la telemetría del auto y permite conectar una cámara para grabar imágenes de la conducción y compartir la información.

Finalmente, no se puede pasar por alto el nuevo color de pintura (llamado Tonic Orange) que se une al tradicional color amarillo de los modelos de Renault Sport. El fabricante también anuncia que más adelante habrá una variante Trophy con un motor de 300 hp y existirá la opción de montar un sistema de frenos aligerado, que combina componentes de aluminio y hierro fundido.