Con una brecha cada vez más grande entre el Corolla y la RAV4, que hace dos décadas estaba pensada precisamente para ser la versión SUV del Corolla, ahora la demanda por pequeñas camionetas ha obligado a que el Corolla derive en una segunda crossover que mantiene su nombre y ocupe ese lugar intermedio por dimensiones y por precio.