La introducción del motor 1.0 TSI en el crossover subcompacto de Volkswagen era, más que necesaria, urgente. Un cambio mecánico importante que, de paso, va más allá del reemplazo de un motor en casi toda la gama de este producto.